El Impresionismo

Impression. Soleil levant / Claude Monet

El Impresionismo es un movimiento artístico que rompió de raíz con toda clase de imposiciones anteriores. Una pintura que se regía por la representación de la realidad tal y como es, que está en constante transformación y que debe ser retratada en su mismo instante. Una corriente que nacería en París como contraposición al academicismo y que hizo acto de presencia en 1874 con una exposición (paralela a la que se celebró en el Salón Oficial de la capital francesa) en la que participaron 39 pintores, los cuales defendían la importancia de la luz y la transparencia. En esta muestra se exhibió la obra de Claude Monet titulada ‘Impression, soleil levant’ (Impresión, sol naciente), nombre que utilizaron los críticos para catalogar el movimiento en tono de burla, ya que no compartían las directrices impresionistas. Estos artistas rechazaban los ideales anteriores, amparados en el claroscuro y la perspectiva como bienes supremos, mostrando preocupación por la incidencia de la luz en todo lo que nos rodea. Apasionados por la naturaleza, entendían como esencial el hecho de pintar al aire libre (plein air) para poder así contemplar la verdadera esencia de la misma y poder reflejar de forma adecuada esos efectos lumínicos en sus lienzos.

La temática principal de este estilo son los paisajes, debido al ansia por el eterno contacto con la luz. Sin embargo, lo que ejemplifica a la perfección las características de este movimiento es una serie de obras en las que se representa la fachada de una catedral según la incidencia lumínica en los diferentes momentos del día. Es la serie que dedica Claude Monet a la Catedral de Roeun, la cual está formada por un total de 31 lienzos. Monet quiso enfatizar con esto la importancia de la luz y el momento en el que la misma está presente, ya que no vemos lo mismo en todo momento y, por lo tanto, no puede ser igualmente representado. Para él era muy importante lo que nuestra retina veía, lo que supone la eliminación del convencional punto de fuga, debido a que nuestro ojo ve de forma bidimensional. Otro cambio técnico con respecto a lo que se venía haciendo, es las grandes pinceladas, casi a modo de manchas, sin perfilar. En esos dibujos exteriores podremos ver también escenas de conjunto como Le Bal au Moulin de la Galette o Le Déjeuner des canotiers, ambos de Renoir.

El Impresionismo supone un giro radical en la concepción histórica de la pintura y nos ha dejado un legado artístico de gran admiración a nivel internacional.

Artistas representativos de este estilo:

– Jean-Frédéric Bazille

– Edgar Degas

– Édouard Manet

– Claude Monet

Berthe Morisot

– Camille Pisarro

– Pierre-Auguste Renoir

– Alfred Sisley

Anuncios

2 pensamientos en “El Impresionismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s