La energía de Henri Matisse

matisse-danse-1910

Fiel reflejo de la creatividad e ingenuidad, amante de la expresividad y de la energía, el pintor francés Henri Matisse (Le Cateau Cambrésis, 1869 – Niza, 1954) irrumpió en el ambiente artístico a finales del siglo XIX causando una ruptura que no se había dado desde la aparición del Impresionismo, siendo encumbrado a la altura de artistas como Picasso (con quien llegó a rivalizar) gracias a su innovación. Un legado de obras por el que está considerado como el precursor y mayor exponente del Fauvismo, término acuñado en 1905 por Louis Vauxcelles, haciendo referencia al rechazo que presentaban los artistas de este estilo con respecto al arte académico, considerándolos como unos auténticos salvajes (fauve en francés se traduce como fiera).

madame-matisse-raya-verdeDiscípulo del también pintor Gustave Moreau, refleja en sus tempranas creaciones la influencia de su maestro y de los impresionistas, así como el gusto que sentía en sus inicios por los maestros que había contemplado en el Museo del Louvre. La llegada del siglo XX trae nuevos aires en la pintura de Matisse. Conoce a André Derain y Maurice Vlaminck, quienes se convertirían en sus principales compañeros en el viaje fauvista, siendo 1905 la fecha en la que se produjo el inicio del movimiento, ya que al exponer los tres en el Salón de Otoño (evento celebrado en la sala VII del Grand Palais de París) Vauxcelles hizo su crítica ya mencionada y por la que serían catalogados. 

En esta exposición se observa como su paleta ha evolucionado considerablemente, siendo visible una influencia de carácter postimpresionista, donde el color es lo primordial, quedando lo demás en un papel secundario. Vivos colores apoyados en un fuerte contraste que dotan a los lienzos de un enorme poder y vivacidad. Con el paso de los años, demuestra gran talento para el dominio de diferentes disciplinas, como la escultura, litografía, cerámica o sus famosos papiers decoupés, siendo esta última especialidad a la que se dedicaría plenamente desde 1941 debido a una enfermedad que le obligaría a trabajar desde una silla de ruedas hasta el final de sus días.

Además de lo ya comentado, Henri Matisse fue un artista bastante autocrítico, llegando a hacer multitud de repeticiones de obras. Era una forma de entender la creación pictórica y llegar a plasmar en el lienzo lo que pretendía inicialmente, utilizando incluso fotografías para saber si el proceso creativo seguía el camino preestablecido. Él mismo decía: “Trabajo desde el sentimiento. Tengo una idea del cuadro en la cabeza, y quiero realizarla. Puedo, muy a menudo, repensarla. Pero sé dónde quiero que acabe. Las fotografías que tomo durante la realización de la obra me permiten saber si la última idea se adapta mejor al ideal que las anteriores. Si estoy avanzando o retrocediendo”.

Anuncios

Un pensamiento en “La energía de Henri Matisse

  1. Pingback: Matisse, su dibujo y sus papiers découpés | Expresando Abstract

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s