Krankzinnigheid II: Van Gogh como premisa

van-gogh-noche-estrellada-1889

Lyon, enero de 2009. La élite de la representación española que se encuentra en la confluencia de los ríos Ródano y Saona disfrutando de su maravillosa beca Erasmus, permanece reunida en su cuartel general. El vino comienza a causar estragos entre los miembros y un brote de exaltación conduce a la compra descontrolada de pasaportes con rumbo hacia la locura (traducido al neerlandés, krankzinnigheid). ¿Era necesario? Evidentemente sí. Bien es cierto que este grupo de desalmados vivían a sus anchas, sin ataduras, gozando de la libertad en su plenitud. La citada ciudad francesa se había convertido en el centro del Universo, sustituyendo así a la teoría heliocéntrica de Nicolas Copérnico. Sin embargo, parece que eso no les bastaba, no colmaba sus aspiraciones. Habían oído de la existencia de un lugar en el que todo inimaginable existía, donde el libre albedrío se convertía en realidad. Era una creencia que, incluso en el siglo XVII, era defendida por el padre de la filosofía moderna, René Descartes: “¿En qué lugar del mundo se pueden encontrar tantas comodidades y curiosidades al alcance de la mano? ¿En qué lugar del mundo se puede sentir tanta libertad?”. Eso sí, este territorio debía ser conquistado pero únicamente por ciertos días, ya que habían escuchado que la permanencia prolongada en aquel sitio podría ser muy perjudicial para la salud. Y así hicieron. Durante algo menos de una semana, Amsterdam proporcionó a este elenco de artistas algo más de lo que ya tenían y eso era una ardua tarea.

Tras esta breve introducción, os voy a hablar de ciertos aspectos que no comenté el otro día. Nada más llegar a la ciudad, nos desplazamos hacia Leidseplein, zona en la que nos alojábamos. Habíamos alquilado dos habitaciones en un humilde hostal. El lugar estaba bastante bien situado y era barato, así que genial. Si no recuerdo mal, vimos un folleto en el que se anunciaban tours gratuitos por Amsterdam a pie. El siguiente turno era al día siguiente, sobre las 10 de la mañana. Pasó la noche y llegó la hora de levantarse. Nos dirigimos hacia la Plaza Dam, conocido como el verdadero centro de la ciudad. Debe su nombre por estar situada en el lugar en el cual existía una presa (Dam en neerlandés) en el río Amstel, de ahí el nombre de la localidad. La plaza es de forma rectangular, destacando el Palacio Real neoclásico, edificio construido a mediados del siglo XVII. Sería el Ayuntamiento de Amsterdam hasta 1808, año en el que se convertiría en Palacio (decisión tomada por Luis Bonaparte). Junto a él, se encuentra la iglesia gótica de Nieuwe Kerk, la cual data del siglo XV, y el Monumento Nacional, un obelisco de 22 metros de altura realizado en 1956 y que rinde homenaje a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. En esta obra (la cual es el punto clave de la gran plaza) es donde se congregaban un gran grupo de personas, las cuales, citadas por un mísero folleto, habían acudido para ser guiadas por las calle de Amsterdam de forma gratuita. Realmente aconsejo esta forma de visitar la ciudad, ya que te cuentan historias bastante curiosas y de gran interés. No se accede a ningún recinto pero te animan a visitar ciertos lugares en días futuros. Además, te explican el porqué de ciertos asuntos que quizás no aprendas en ningún otro sitio. Un paseo de unas dos horas, en el que te muestran la casa más estrecha del mundo, te hablan de las curiosidades de la arquitectura del lugar, del movimiento okupa y su viabilidad, del emplazamiento de la casa de Ana Frank, los canales y sus casas flotantes, y de otras tantas cosas interesantes con las que te quedas bastante satisfecho. El tour termina con el guía dándote las gracias y pidiéndote la voluntad. Lo cierto es que se llevó un suculento premio de manos de los allí presentes. Por cierto, existe la posibilidad de recibir las explicaciones en varios idiomas, dividiéndose los grupos según la lengua deseada por los turistas.

autorretrato-van-goghY ahora vamos a hablar de lo verdaderamente importante. En Ámsterdam existe una zona (creo que ya os lo comenté) conocida como Museumplein (plein es plaza en neerlandés, por lo que siempre que veáis esa palabra como sufijo ya sabéis de qué se trata). Es el lugar donde se encuentran los museos más importantes de la ciudad, como el Rijksmuseum o el Museo Van Gogh. Hoy toca hablar del genio incomprendido. Junto a dos amigos (el resto de la fauna decidió no venir, craso error) nos dirigimos hacia el edificio dedicado a Vincent van Gogh (Zundert, 1853-Auvers-sur-Oise, 1890). A pesar de faltar cuadros como La noche estrellada, Retrato del Doctor Gachet o La habitación de Arlés, es obligada la visión de esta colección. Lo verdaderamente importante es conocer la obra del pintor de forma cronológica a partir de numerosos ejemplos. Ver como su turbulenta vida le fue marcando su devenir artístico y poner en consonancia su obra con los artistas que influyeron en su pincelada, así como los que llegaron más tarde teniendo en Van Gogh a una persona que admirar. Vincent es parte del movimiento conocido como Postimpresionismo, tendencia pictórica heredera del estilo promovido por autores como Monet, Renoir o Degas (Impresionismo). Se diferencia del anterior en el modo de ver la realidad, siendo de forma más subjetiva. Mientras que los impresionistas intentaban reflejar el mundo tal y como era (preocupándose enormemente por la luz existente y cambiando de parecer según el momento), los postimpresionistas prefieren plasmar en sus obras una visión más expresiva, con el uso de colores vivos y no limitándose tanto a la forma. Una pincelada mucho más suelta e intentando llegar al origen de las cosas. Esta corriente fue promovida por artistas de la talla de Cézanne, Gauguin y el propio Van Gogh y fueron claves para el posterior nacimiento del Expresionismo.

Como muchos grandes genios, Van Gogh no fue un pintor reputado. Su obra carecía de interés, por lo que murió en la auténtica pobreza. Es algo triste pero debemos quedarnos en lo que ha supuesto para la evolución de la pintura. Esto es algo que siempre ha ocurrido a la largo de la historia. Personas incomprendidas por la sociedad de su época y calificadas como dementes debido a la imposibilidad de clasificarlos. En este caso, Vincent llevaba a cabo unas composiciones que rompían con lo anterior. Sus antecesores (los impresionistas) tuvieron el mismo problema y fueron totalmente descartados en sus inicios por no seguir las directrices académicas.

Para acabar, he de reconocer que estoy deseando volver, sobre todo atendiendo al cercano cierre de ciertas atracciones inusuales que proporciona la ciudad. Aprovecho para recomendar el conocimiento de la vida nocturna de Ámsterdam. Buena música y ambiente a través de multitud de sitios (si le gustan las discotecas visite Escape). Al fin y al cabo, espero que con estas dos entradas hayan podido conocer un poco más acerca de la Venecia del Norte. Espero que alguien se anime a visitarla y corrobore mis pensamientos.

Anuncios

6 pensamientos en “Krankzinnigheid II: Van Gogh como premisa

  1. Gracias al museo Van Gogh me enteré de que se había suicidado, pobrecico.

    Pues sí, date prisa que ya están por cerrar esas “atracciones inusuales”… 😦

    • Pues sí. Se suicidó como muchos tantos genios. Es normal, eres un incomprendido y te toman por loco. Eso te prejudica y cada vez estaba más solo. Únicamente se apoyaba en su hermano Thèo y a veces en algún artista como Gauguin. Una pena pero así es el mundo del Arte. Como te alejes de lo establecido lo tienes complicado y si encima no tienes apoyos…

      • Creo que esas cosas suelen pasar en todos los ámbitos de la vida, a no ser que tengas 2 c***nes y demuestres lo contrario. La vida de este hombre es interesante, sí, pero como la vemos ahora… estando en su piel debió de ser algo realmente deprimente. Y muchas veces nos quejamos nosotros de la vida que llevamos…

      • Pues sí. Tener ideas diferentes al resto puede ocasionar problemas. Ha pasado siempre y lamentablemente sigue ocurriendo hoy en día. Vivimos en una sociedad a la que le encanta etiquetas y desprestigiar según los pensamientos o la apariencia de determinada persona. Así nos va.

  2. Interesante viaje por Amsterdam mezcla de historia y arte. Tienes buena memoria! Hace unos meses compré un libro sobre Van Gogh que estoy deseando leer, todavía debe estar por llegar una película en condiciones sobre su vida. Si montamos un regreso a Amsterdam esta primavera… yo me apunto!

    • Jaja pf hay algunas cosas que no recuerdo muy bien. De todas formas, yo creo que lo mejor de todo el viaje fue la fiesta asiática. La vida de Van Gogh es flipante, como la de casi todos los grandes genios. Éste aún más porque luchaba contra todo y todos. Estoy deseando volver socio, no estaría mal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s