Conociendo a José Guerrero

El pasado 9 de octubre se produjo la clausura de la exposición con la que el Centro José Guerrero rendía homenaje al magno pintor granadino al que le debe su nombre.

Sin lugar a dudas, José Guerrero (1914-1991) es uno de los pintores que mejor ha sabido reflejar los conocimientos que fue adquiriendo a través de las influencias de diferentes estilos, pintores y lugares que conoció. En La Colección del Centro se ha podido recorrer de forma cronológica su producción artística, abarcando todas sus etapas, desde la década de los años 40 hasta 1990. Así, vemos como evoluciona desde una primera etapa de formación en la que demuestra la admiración que sentía por Velázquez, siendo más notable la influencia de artistas como Picasso o Matisse, cuya obra conoció gracias a su estancia en París. Lienzos como La aparición (1946) o Panorámica de Roma (1949), reflejan perfectamente las premisas fauvistas, dotando a las obras de vivos colores que fluyen y se combinan proporcionando una gran fuerza a sus lienzos.

Sigue leyendo

Paseando Granada por el mundo

jose-guerreroTras la Segunda Guerra Mundial, surge un estilo lleno de rabia, ira y contrario a todo lo existente. Se abre paso entre la pobreza el Expresionismo Abstracto, el cual huye de la crueldad a la que es capaz de llegar el Hombre. Por ello, abandona por completo la figura en sus composiciones o la deforma, intentando demostrar el desacuerdo con los actos atroces perpetrados por el Ser Humano durante el siglo XX. Esta tendencia pictórica nace en Estados Unidos, de forma paralela al movimiento informalista, el cual se propaga por Europa con características muy comunes al Expresionismo Abstracto.

Este movimiento surge en Nueva York, ya que entre los años 40 y 50 del siglo XX existe una gran presencia de artistas en esta ciudad. Además, se producen una gran cantidad de emigrantes europeos, quienes se alojan en EEUU despavoridos por la ocupación nazi. Fruto de esta huida, llegan a la ciudad artistas de la talle de Gorky o Rothko, siendo el primero de ellos considerado como el precursor de este estilo.

En este contexto, lo que nos interesa realmente es la figura de José Guerrero, artista granadino que adquirió un gran reconocimiento mundial, siendo hoy en día uno de los principales artífices de este movimiento. Llegó a Nueva York en 1950 y compartió todo tipo de vivencias con pintores tan ilustres como Kline, Pollock, Newman o Still. Todo un referente y orgullo para la población granadina.